Un operativo relámpago de Gendarmería Nacional y la Dirección General de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense, encabezada por su director Guillermo Berra, descubrió que efectivos de la Delegación de Drogas Ilícitas de Avellaneda-Lanús ocultaban drogas, esto es cocaína marihuana y “paco”, en el cielo raso de la repartición supuestamente para “plantarla” en allanamientos truchos para después extorsionar a las víctimas.
Droga en la comisaria de Avellaneda 1920 (4)

La denuncia la habría realizado un policía a través de un vídeo que habría filmado en el lugar mostrando a cámara los estupefacientes. La filmación llegó a manos de Asuntos Internos que, según confirmaron a Infobae fuentes del Ministerio de Seguridad, a cargo de Cristian Ritondo, ya estaban realizando una pesquisa sobre ese posible delito.

Ante la posibilidad que el vídeo -que publica Infobae de manera exclusiva- se difunda a través de las redes sociales, se decidió adelantar el procedimiento para este domingo a las 15.

“El resultado dio positivo. Había droga en el techo, como mostraba la filmación y la denuncia anónima que recibimos. Ahora falta determinar la calidad de la droga y tratar de determinar a qué procedimientos pertenecían”, confirmaron de Asuntos Internos a este medio.

La fuente se negó a informar sobre la cantidad de estupefacientes secuestrados pero adelantaron que sería “similar a lo que el policía muestra en el vídeo”.

-¿Y puede ser una cama y que en realidad el mismo denunciante plantara la droga para involucrar al subcomisario Ariel Skalla el Superintendente del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado sobre quien se apunta?

-Todo es posible, todo se va a investigar pero la droga estaba.

Skalla es uno de los hombres que dentro de la fuerza respondían al ex jefe de la Bonaerense Pablo Bressi, y que en la actualidad estaría en conflicto con otros uniformados que responden al actual jefe, Fabián Perroni.

“Estoy en la Delegación de Drogas Ilícitas de Lanús-Avellaneda y del techo, de ahí arriba saque recién bolsas  con estupefacientes que utiliza la delegación que ellos tienen para meterle a la gente que no tiene, obviamente”, asegura ante su propia cámara el efectivo policial vestido con una campera de la selección nacional.

“Varias dosis de cocaína, marihuana. Acá tienen más… paco. Todo puesto en esta bolsa, en el techo y estaba todo metido acá adentro”, continúa y muestra una caja de Wisky Black Label.

El procedimiento se realizó en el mayor de los sigilos. Ni el ministro Ritondo, ni el abogado Berra quisieron hablar sobre la investigación el curso que demuestra, como mínimo una feroz interna dentro de la fuerza de seguridad más importante del país, desde que Bressi renunció y asumió Perroni.

Tanto es así que algunos comisarios decidieron comprar teléfonos encriptados para evitar ser escuchados ya que se sienten perseguidos por la nueva conducción que a su vez desconfía de los oficiales superiores que respondían fielmente, primero al ex jefe Hugo Matzkin y después a Bressi.

Así, en ese clima de intolerancias y sospechas, la gobernadora María Eugenia Vidal y su ministro de Seguridad encaran cada día la lucha contra una inseguridad y el narcotráfico que ganaron las calles y ha involucrado desde hace tiempo a policías con el delito.