Durante la imponente ceremonia del Via Crucis que se realizó este viernes en el Coliseo de Roma, el papa Francisco se refirió a la “vergüenza” que dejan “todas las imágenes de

Al anochecer del Viernes Santo, el Papa hizo una crítica a la Iglesia. “Las veces que nosotros, obispos, sacerdotes, consagrados y consagradas, hemos escandalizado y herido tu cuerpo, la Iglesia, y hemos olvidado nuestro primer amor, nuestro primer entusiasmo y nuestra total disponibilidad, dejando oxidar nuestro corazón”.

“Te pedimos que rompas las cadenas que nos tienen aprisionados en nuestro egoísmo, en nuestra ceguera voluntaria y en la banalidad de nuestros cálculos mundanos”, rezó el Papa.